Efecto mariposa

"el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo"

(proverbio chino)

La naturaleza del cerebro humano es capaz de mover, a la velocidad de la luz, la dirección de las emociones por medio de funciones muy sensibles a determinadas condiciones, éstas definen las emociones  que van a resultar “el problema” o “la solución”.

Un mismo acontecimiento puede provocar reacciones distintas en dos sujetos, en función de los filtros, perceptivos, de almacenamiento, interpretativos o de pensamiento utilizados por cada uno de ellos, mediante un efecto minimizador o amplificador de dimensiones insospechadas, cuya irracionalidad o falta de fundamento confirman una tendencia humana.

En el perfil psicológico de las personas podemos ver los marcadores que originan el proceso sintomático que compromete a la salud o a la estabilidad, expresados en los pensamientos determinantes de las emociones. Ser conscientes de que los pensamientos y las actitudes respecto a los acontecimientos son los responsables de las emociones y sentimientos, ayudará a mantener la salud y el equilibrio emocional.

Las inevitables situaciones que surgen a lo largo de la vida pueden activar distintos mecanismos, éstos son los responsables de la respuesta, en ello radica la complejidad del ser humano, mecanismos dirigidos por los rasgos de su perfil; Cada perfil dispone de variados mecanismos para generar su personal modo de funcionar. Conocer el perfil y sus funciones serán el objeto diagnóstico más importante para iniciar un programa de reestructuración.

La singularidad de cada individuo le diferencia y le asemeja a todos los demás, independiente del afán por parecerse o diferenciarse de otros, sus conductas más habituales representan los patrones diferentes en rasgos y semejantes en estructura.

Todo mecanismo tiene una función adaptativa, pero la pluralidad de mecanismos exige un procesamiento muy armonioso, para lograr el resultado esperado. La funcionalidad y plasticidad cerebrales que dirigen y regulan la actividad cognitiva, emocional y conductual requieren funciones ejecutivas para planificar y organizar las acciones previa toma de decisiones[1]. La carencia o dificultad de alguna de estas funciones suele suplantarse con otras habilidades cuando no cede a la inacción y consiguiente decaimiento, lo que supone ausencia de motivación[2] y desgaste cognitivo de tipo recurrente[3].

Hay patrones de conducta aprendidos que son eficaces para ciertas tareas y nocivos para otras, estos patrones nos acompañan mientras no hagamos por cambiarlos, para lo que se requiere primero reconocimiento de su existencia y sus efectos. La irracionalidad manifiesta vulnerabilidad del perfil por una dudosa praxis del razonamiento[4] respecto a evidencias[5] no sometidas a lógica.

En todos los perfiles se observan rasgos asimétricos y, con frecuencia, alguno de contenido patológico, cuyo aprendizaje arranca en las primeras experiencias que puede terminar en un comportamiento habitual. La percepción y la expresión de emociones forman el más alto nivel de comunicación humana y las distorsiones hermenéuticas son los errores de comunicación más frecuentes; La interpretación requiere una adecuada[6] orientación, social y multicultural. La dificultad para manejar las emociones puede provocar inestabilidad en función de la importancia que cada individuo conceda a los desencadenantes.

 

Los estados de alto o prolongado nivel de estrés pueden llevar a la ansiedad y el negativismo humano reúne, con frecuencia, amenazas objetivas o percibidas, que organizan los fundamentos del estrés y el miedo que pueden incapacitar; la mente en ese momento se cierra para protegerse de las entradas que no puede digerir, la apertura de mente ayudará a estabilizar.

Los estilos, de percibir, de comparar, seleccionar, memorizar, interpretar u ordenar, definen el estilo cognitivo que cada individuo utiliza para llegar a pensamientos concluyentes.

G.R., C.

 

[1] Diamond, 2003

[2] dopamina

[3] Suprarrenales, adrenalina y cortisol

[4] lógica

[5] Mitos o pseudociencia

[6] Teoría de la mente

mariposa provoca al perro